"Soy el paseante. El paseante que se parece a las cuatro estaciones"
Vicente Huidobro, del poema Tout-à-coup.




domingo, 10 de septiembre de 2017

Aquel virrey del Perú (además de obispo)




Una vez me contaron que bate el récord de ser el escudo más grande de España.  Ante su contemplación siempre me he preguntado: Esto ¿se trata de Arquitectura o de Escultura? ¿Es arquitectura religiosa o arquitectura civil? ¿Va dirigido al culto al Dios cristiano o revela una ostentosa expresión de culto a la personalidad? ¿Catequesis o poder vanidoso? Preside toda la fachada de la iglesia de la Magdalena, desplazando la advocación y reduciendo a la titular, María Magdalena, a una pequeña imagen representativa en su hornacina.

Son las armas nobles de don Pedro de Lagasca (1493-1567), obispo de Palencia y de Sigüenza, pero también hábil dignatario que contaba con una amplia intervención política a lo largo de su vida, tal como era corriente entre eclesiásticos de influencia y alto nivel en aquellos tiempos. Fue nombrado Virrey por Carlos V para procurar la pacificación del Perú debido a los enfrentamientos entre diversos conquistadores -los Pizarro, Almagro, Luque, Hernando-  que perseguían también sus propios negocios, algunos de los cuales se resistían a aceptar las Leyes Nuevas de la monarquía hispana. 

Pedro de Lagasca, con los reconocimientos y las prebendas recibidas, que debieron ser cuantiosas, sufragó la construcción de la iglesia y el mismo túmulo en el que está enterrado en el interior de la misma. En mi modesta opinión, con tamaña escenificación en la portada de la iglesia de su propio blasón, lo que hizo aquel hombre fue resaltar más todo su papel político y mundano que el clerical y evangélico. Vanidad de vanidades, todo vanidad, que decía el Eclesiastés. Pero con la piedra labrada lo dejó todo claro para la posteridad. Si bien, pasados cuatrocientos cincuenta años, ¿quién se acuerda de él? ¿Quién considera la grandeza que pretende representar la gigantesca insignia?





4 comentarios:

  1. Pedazo escudo, no le faltaba ego al tal don pedro de Lagasca.

    ResponderEliminar
  2. Las promesas de retorno del patrimonio hechas por los reyes Católicos a los conquistadores no eran factibles en España. Los terrenos eran allá, en Perú, en el Rio de la Plata, en México...en aquellos virreynatos. No nos extrañe que allí se sacaran los ojos desde Alvarado hasta Cabeza de Vaca, desde Ponce de León hasta Orellana...
    Y si, el Eclesiastes, que creo es el mejor libro de la Biblia, -si exceptuamos los cronológicos como I y II de Reyes-, tiene en un pequeño versículo, el 7 :16 y en la versión de la Valera Contemporánea, que dice así
    "... No hay que ser demasiado honrado, ni ser tampoco demasiado sabio; ¿por qué habríamos de hacernos daño?..."

    La cosa tiene su miga.
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la información. A mí me sigue encantando más El Cantar de los cantares. Y para quien guste más de novela histórica El LIbro de Esther no está nada mal. Pero sigo pensando que lo más grato sigue siendo Las mil y una noches.

      Eliminar