"Soy el paseante. El paseante que se parece a las cuatro estaciones"
Vicente Huidobro, del poema Tout-à-coup.




sábado, 10 de junio de 2017

La carabela del Campo Grande vuelve a navegar



Por fin se ha reparado la carabela del juego de niños del Campo Grande. Los destrozos causados en enero por los incívicos la han tenido fuera de navegación infantil durante varios meses. No es solo el coste económico, que seguro que ha supuesto unos buenos miles de euros. Es la perversidad manifestada en hacer trizas algo que tiene sentido lúdico y que no es representativo más que de los buenos ratos de los niños. Seguro que con los calores incipientes los chavales vuelven a pasarlo pipa en sus correrías por dentro y fuera de la nao. Es de desear que dure y que los necios que la destrozaron no lo intenten de nuevo solo porque quieran ver sus hazañas en la red. Al paseante le parecía bonito traer hasta aquí a este barco que solo sabe de surcar las aguas de los sueños. Para los chicos es un monumento más de la ciudad, con cómoda entrada desde el Paseo Zorrilla




Me recuerda un poema del cubano Nicolás Guillén titulado Un son para niños antillanos:


Por el Mar de las Antillas
anda un barco de papel:
anda y anda el barco barco,
sin timonel.

De La Habana a Portobelo,
de Jamaica a Trinidad,
anda y anda el barco barco,
sin capitán.

Una negra va en la popa,
va en la proa un español:
anda y anda el barco barco,
con ellos dos.

Pasan islas, islas, islas,
muchas islas, siempre más:
anda y anda el barco barco,
sin descansar.

Un cañón de chocolate
contra el barco disparó,
y un cañón de azúcar, zúcar,
le contestó.

¡Ay, mi barco marinero,
con su casco de papel!
¡Ay, mi barco negro y blanco
sin timonel!

Allá va la negra negra,
junto junto al español:
anda y anda el barco barco
con ellos dos.







4 comentarios:

  1. Bien bonita que luce..pero yo diría, solo por llevar la contraria, que es un galeón.
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente, probablemente. Galeón o no, al menos no lleva a nadie a galeras, aunque con los vándalos no sé no sé...Era un capricho sacarlo aquí, me dio mucha pena que haya gente inútil y necia que maltrate los bienes públicos.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Dan ganas de volver a la tierna infancia para disfrutar de un navío tal, desde luego. Y un niño lo ve con categoría de monumento urbano, sin duda. Y hoy quiero tener ojos de niño.

      Eliminar